Sofar Sounds – Songs from a room

Se definen como “un movimiento que reúne en un salón (o sala de estar) a amantes de la música citándolos una localización secreta teniendo éstos la oportunidad de escuchar a increíbles músicos de vanguardia”. No contentos con ello, se han decidido a difundir el concepto y ya se localizan en 18 ciudades alrededor del mundo. Nosotros tuvimos la oportunidad de asistir, entre otrras, a la última edición del Sofar Sounds Berlín, la que fue la número #059 en lo que llevan de historia en la capital germana, estampa de la cual nos quedamos absolutamente boquiabiertos.


Combatiendo el gris de las nubes, de la semioscuridad continua y de lo mal que se portó el Invierno en Berlín, una reunión aleatoria de este parecer fue siempre agradecida, con un “modus operandi” sencillo, siempre sabiendo que se acabará en un cálido y agradable salón disfrutando de música en directo. Tras enterarse uno de una manera u otra de la convocatoria, se nos notifica a un número limitado de invitados el lugar, y hora concretos.
Acordaros, el concepto se basa siempre en salones particulares, con lo cual con la información también incluyen un nombre de telefonillo, donde hay que llamar. Tras una entrada típica, se asoman los primeros “DIN-A4″ que guían el camino hacia el espectáculo, de lado queda un cartel de parte de los dueños a sus vecinos “disculpando las molestias” que lo maravilloso del evento pueda causar a unos y otras.


Tras incontables escalones y llegado al fin de una interminable escalera, se aparece ante nuestras retinas una alfombra a media ocupación de pares de zapatillas. Como en toda casa germana, uno debe descalzarse antes de entrar, y asi lo hicieron todos los invitados, creando un curioso estampado con gran variedad de tipos, colores y formas de calzado. Nos recibe uno de los dueños, y nos vemos sumidos en un espectacular ático del centro de Berlín, en el cual se adivina que se han juntado lo que eran dos pisos para crear uno conjunto espectacular, y más sorprendidos nos vemos cuando al entrar descubrimos la inmensidad del salón, totalmente acondicionado para la ocasión, rodeado de focos, micros, cables, instrumentos y los primeros invitados que ya han tomado posiciones estratégicas en los (no poco abundantes) sofás que tiene el espectacular salón.


Tras acomodarnos, siguen entrando invitados. Las reglas son sencillas, cada uno puede sentarse donde quiera, traer su propio refresco/bebida espirituosa para amenizarse la noche, y simplemente se pide no hablar durante las actuaciones, y recoger los cascos de las botellas una vez finaliza el espectáculo. Tras la explicación, empieza el espectáculo, tres grupos amenizarán la noche, y habrá una pausa entre el 2º y el 3º para estirar pulmones y entrepiernas. Los entre 70 y 100 invitados guardan silencio y el espectáculo da comienzo.

Y así se desarrolla Sofar. Espontáneo, secreto, íntimo, gratuito y magistral. No dudéis en buscarles allá donde vayáis y, si da la casualidad que podéis uniros a alguno de sus conciertos, sereis testigos de un movimiento único en el mundo.

Encontrareis más información sobre Sofar Sounds – Songs from a room en su página web, facebook, twitter, soundcloud y, en ocasiones, algunas de sus ediciones las podéis seguir en directo a través de su perfil en LiveStream.


También te puede interesar:

1 Comentarios
  1. Un post muy original, lo he leído relajada en mis sofás. Enhorabuena por el blog, no lo conocía.

Deja un comentario