The Master’s Voice, de Guilherme Marcondes

Entre lo obsceno y lo ridículo, boquiabiertos nos deja Guilherme Marcondes con esta producción que entremezcla vídeo, animación e ilustración rodeada por un ambiente pseudotétrico que más allá de darnos miedo, resalta cierta comedia a la vez que una extraña sensación de caos.

La figura, cuyo mecanismo se acciona con la música, es una ilustración de cabeza maximizada que se tambalea sin poder controlar su propio mundo, truncado éste, al final, por el desfallecer del aparato musical. Abstracto e incompleto, este montaje es un teaser de un proyecto que aún no ha visto la luz, aunque esperamos ansiosos el resultado final. El resto de la interpretación os la dejamos a vuestra imaginación.


También te puede interesar:

Deja un comentario